El visitante se encuentra en un recuperado Casal del siglo XVIII, según reza la inscripción de uno de sus dinteles: AD 1727. Acompañado de un signo profiláctico, era la antigua manera de firmar sus obras los “canteiros” que, con esfuerzo, levantaron las viejas piedras del Casal. El hotel ocupa la planta superior de la edificación en donde se ubican seis habitaciones y un salón común de más de cien metros cuadrados.

Cualquiera de los chicos de la familia (Javier, Juan, Jorge…) puede ser el encargado de recibirle y abrir las puertas de su casa.
Así es como se sentirá el huésped en este pequeño hotel rural.

VISITA VIRTUAL

Conoce el casal en primera persona

VISITAR

Hay seis habitaciones, todas ellas equipadas con baño completo, televisión…
La habitación Treixadura dispone de bañera de hidromasaje y de un balcón desde el que se disfruta de unas inigualables vistas del valle del río Avia. Dos habitaciones más disfrutan de balcón propio: Godello y Torrontés.